Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

La academia y el futuro de la paz en Colombia

07/02/2017

 

Por: Gonzalo Vargas - Cider y Francisco Panizza - LSE (*)​

El proceso de paz tiene el potencial de traer beneficios significativos a los colombianos, pero su implementación enfrenta retos enormes que no pueden ni deben subestimarse. El primero es reconciliar a la nación y lograr que el proceso produzca resultados tangibles que calmen las ansiedades y respondan con hechos a las legítimas objeciones de quienes votaron en contra del acuerdo (y de quienes prefirieron no votar) en el plebiscito de octubre de 2016. Estos temores varían según la inclinación política, la clase social y el sufrimiento causado por la violencia a diferentes personas, familias y comunidades, el cual fue casi siempre más intenso en las zonas rurales que en las grandes ciudades. Para evitar que la campaña electoral de 2018 polarice aún más a una sociedad ya dividida, es urgente que los ciudadanos encuentren fuentes confiables de información y análisis sobre la implementación del proceso.


 

Los académicos no somos dueños de la verdad pero sí podemos contribuir a que haya un debate informado sobre el proceso de paz dentro y fuera de Colombia. El Centro para América Latina y el Caribe de la London School of Economics y la Universidad de los Andes han venido trabajando para crear un observatorio internacional que produzca investigaciones, análisis e información que resulten útiles en este complejo proceso. Para lograrlo, el observatorio deberá caracterizarse por su autoridad, pluralismo e independencia. La autoridad del observatorio tendrá como cimiento la investigación multidisciplinaria de expertos de diferentes facultades y departamentos de ambas instituciones. Su apertura a las voces de diferentes sectores, dentro y fuera de Colombia, será una de las manifestaciones de su pluralismo. Aunque la paz es un fin deseable, el observatorio examinará críticamente el avance del proceso, resaltando tanto sus logros como sus fallas de manera independiente.​


 

El segundo reto, más profundo, será lograr que el proceso de paz trascienda el silencio de los fusiles y transforme las condiciones que hicieron de la violencia un fenómeno tan común en la historia reciente de Colombia. Para que el proceso de paz se consolide, será necesario que el orden social, político y económico de las comunidades más afectadas por la violencia se transforme según principios de democracia, inclusión económica y justicia social.​

 

 

Cierre del taller de investigación sobre construcción de paz, 14 de diciembre de 2016.
En la foto Gareth Jones, director del Centro para América Latina y el Caribe de LSE 
(izquierda)  y Oscar Pardo, director del Cider.
Foto: Universidad de los Andes © 2016
 

En diciembre pasado investigadores de las dos instituciones identificamos una agenda de temas que serán cruciales para alcanzar una paz duradera: el papel de actores internacionales como potenciales facilitadores u obstáculos del proceso de paz; los retos de los mecanismos de justicia transicional; los efectos del proceso en la seguridad en las ciudades; la construcción de las capacidades estatales necesarias para reducir las desigualdades y promover un crecimiento incluyente; el impacto del proceso en las violencias de género y la incorporación de la perspectiva de género en la construcción de paz; el papel de las empresas en la economía política de la transición a la paz; la contribución de la reforma electoral a que la democracia sea más transparente e incluyente; y la cuestión de la dimensión territorial de la paz.


 

Alcanzar la paz requerirá el compromiso de todos los sectores de la sociedad. La academia tiene todo el potencial para contribuir al proceso y nos corresponde aceptar el reto.

​ 

(*) Francisco Panizza – Departamento de Gobierno, London School of Economics

Trabajó con Amnistía Internacional, la Universidad de Essex (UK), la Universidad de la República (Montevideo), y la UNAM (México). Es profesor de LSE desde 1995 y lidera la creación del observatorio del proceso de paz en Colombia.


 

Gonzalo Vargas – Cider, Universidad​ de los Andes

Profesor en la Maestría en Estudios Interdisciplinarios sobre Desarrollo, en la Maestría en Construcción de Paz y en la Maestría en Gerencia y Práctica del Desarrollo en la Universidad de los Andes. Investiga sobre seguridad, paz y desarrollo.​

 

*Foto

Apertura del taller de investigación sobre el futuro del proceso de paz en Colombia, 13 de diciembre de 2016. ​​​De izquierda a derecha: Borja Palladini, Instituto  Kroc de Estudios Internacionales de Paz; Daniel Acevedo, líder de alianzas de Redprodepaz;  Gonzalo Vargas, profesor asociado del Cider, Universidad de los  Andes; Silvia Restrepo, vicerrectora de investigaciones, Universidad de los Andes; Oscar Pardo, director del Cider, Universidad de los Andes; y Diego Bautista,  asesor del Alto  Comisionado de Paz.​

Otras Noticias