Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

OVOP Colombia y la construcción de Capital social: ¿Oportunidad o desafío?

07/07/2017

Elaboración de Joyas en Técnica de Filigrana – Mompox, Bolívar
Foto: Anamaría Leaño, Universidad de los Andes​


Las crecientes disparidades al interior del territorio colombiano hacen necesaria la estructuración de iniciativas que promuevan el desarrollo los territorios, especialmente aquellos con altos niveles de pobreza e inequidad. El concepto OVOP (One village, One Product) surgió en Japón en 1979. La idea de "un pueblo, un producto" despertó gran interés en Japón y otras regiones del continente asiático por su potencial para impulsar el desarrollo local de las comunidades rurales a través de la promoción de un producto con gran potencial para el desarrollo. Este programa se ha extendido en las últimas décadas por varios países y opera en Colombia desde 2008.

 

En la actualidad, 12 territorios colombianos adelantan iniciativas OVOP centrados en  bienes o servicios únicos y diferenciados de los territorios. Esta particularidad permite que se genere sentido de pertenencia e identidad cultural en relación con las iniciativas por parte de las comunidades locales, teniendo en cuenta que muchos de estos productos son resultado de prácticas ancestrales y conocimientos transmitidos de generación en generación. 

 

OVOP no ofrece fondos de cooperación. Por el contrario, su intervención se realiza a través de asistencia técnica, capacitaciones y colaboración entre entidades. Una de las principales características de OVOP es que se centra en fomentar la construcción de capital social entre los actores locales a través procesos de empoderamiento endógeno. En ese sentido se aleja de otras formas de intervención de la cooperación internacional que se limitan a generar asociaciones de artesanos o campesinos sin generar mecanismos para que las comunidades se beneficien de manera sostenible y autogestionada. Estas formas débiles de asociatividad tienden a disolverse con el tiempo una vez se terminan los proyectos y los recursos que ofrecen. Teniendo en cuenta el grado de dependencia que se genera hacia las entidades promotoras y sus recursos, resulta problemática su incapacidad para reducir la pobreza y mejorar la calidad de vida de las comunidades de manera sostenible.

 

Por esta razón, más allá de crear asociaciones o cooperativas de productores, resultan valiosos los esfuerzos de OVOP para generar herramientas y metodologías dirigidas a fortalecer la confianza y el capital social entre los productores y garantizar la sostenibilidad de las iniciativas. Particularmente, en el escenario actual de post-acuerdo, OVOP constituye un intento por promover el desarrollo local y la construcción de paz, a través de transformaciones no sólo económicas sino también sociales e institucionales dirigidas a mejorar las capacidades territoriales para el desarrollo. Sin embargo, la fragmentación social, en gran parte consecuencia del impacto negativo que ha tenido una historia de intenso conflicto en el país, se refleja en elementos culturales y dinámicas sociales que obstaculizan la construcción de capital social. Es por esto que fomentar la construcción de capital social es a la vez el principal desafío y la mayor oportunidad con la que se enfrenta OVOP para generar desarrollo local en Colombia.

 

Fuentes:

 

Esta nota de desarrollo es una versión resumida de la tesis de grado recientemente defendida por Nathalia Calderón (n.calderong@uniandes.edu.co) en el Cider bajo la supervisión del profesor Sergio Montero. Para más detalle consultar el documento:

Calderón, N. 2017. Capital Social y Desarrollo Económico Local: Posibilidades y Límites de OVOP en Colombia. Cider: Universidad de los Andes.​