Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

El Sí a la paz en Antioquia

07/11/2017

 

Hace unos meses la revista Arcadia publicó un bello texto de Mauricio García Villegas: "Antioquia: un mito poroso". Como bien señala García, se trata de un departamento de contrastes geográficos, humanos, sociales y políticos. También es tierra de contrastes relacionados con las dinámicas de la guerra y la violencia que se traslapan con las de resistencia, emancipación y construcción de paz desde lo local.

Mientras en el nivel nacional el "No" al acuerdo de La Habana ganó por un margen muy estrecho (0,43%), en Antioquia también ganó pero por una diferencia mucho más amplia: 24,01%. Para muchos, la conclusión evidente era que Antioquia le había dicho no a la paz. Independientemente del debate sobre si rechazar los acuerdos es lo mismo que oponerse a la paz (en mi opinión, el acuerdo puede verse aún como condición necesaria aunque no suficiente de la transición hacia la paz), lo cierto es que durante décadas muchas personas y organizaciones en el departamento le han estado diciendo sí a la paz.

 

 

 

De las 8'421.627 víctimas del conflicto armado registradas en el país entre 1985 y mayo de 2017, 19,17% corresponden a Antioquia. Le siguen: Bolívar (7,82 %), Magdalena (6,12 %), Nariño (5,11%), Chocó (4,73%), Cesar (4,55%) y Cauca (4,47%). En 2016 Antioquia ocupó el segundo lugar en el total de víctimas a nivel nacional (12,5%) después de Chocó (14,5 %). Si consideramos el número de víctimas por cada cien mil habitantes (tasa de victimización), es evidente que Antioquia estuvo muy por encima de la tasa nacional entre 1995 y 2005. A partir de ese año las tasas departamental y nacional de victimización han sido muy similares.

Si la guerra en Antioquia ha sido intensa, también lo ha sido el despliegue de acciones colectivas de resistencia a la guerra y construcción de paz en sus nueve subregiones. La base de datos de iniciativas de paz del CINEP (Datapaz)​ registra para el departamento, entre 1995 y 2015, un total acumulado de 1084 iniciativas. Esa cifra corresponde al 31,5% del total nacional en el mismo período. En 2004, las iniciativas de paz antioqueñas llegaron a representar casi 40% del total nacional y en 2010, poco más del 50%. Aunque muchas de las iniciativas registradas por Datapaz son espontáneas (marchas, actos públicos, conmemoraciones, etc.), casi 20% de todas las iniciativas antioqueñas corresponden a actores organizados.

Las dos subregiones con mayores tasas de victimización entre 1995 y 2015: Oriente antioqueño y Urabá, son las que mayor número de iniciativas de paz por cada cien mil habitantes presentan en el mismo período. Las iniciativas de paz organizadas han sido muy diversas en sus orígenes, trayectorias, obstáculos, logros y lógicas de relacionamiento con el Estado y con actores nacionales e internacionales. Sin embargo, todas ellas constituyen esfuerzos políticos deliberados para promover la transformación pacífica de los conflictos. Contrario a lo sugerido por el plebiscito, en Antioquia se le ha dicho sí a la paz.

​