Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Mujeres y trabajo: un reto de centurias

02/03/2018

​El Día Internacional de la Mujer Trabajadora hace parte de una de las tantas conquistas que los procesos organizativos de las mujeres y feministas han alcanzado. Este día tiene una relevancia significativa pues permitió reconocer algo obvio pero desconocido: que las mujeres trabajan fuera del hogar y que ellas en razón a su género en la economía capitalista eran/son doblemente explotadas. Esto último porque las mujeres pobres incorporadas al mundo industrial en sus inicios, junto con niños y niñas, recibían menos paga que los obreros por el hecho de ser mujeres y sujetos feminizados e infantilizados; y porque adicional a este trabajo ellas tenían la tarea de sustentar los hogares con el cuidado de sus esposos, hijos e hijas, y otros familiares.


Un día como el 8 de marzo debe hacernos pensar sobre la realidad laboral de las mujeres teniendo presente las diferencias y desigualdades que las cruzan. Mientras en Colombia el acceso de las mujeres a la educación universitaria a partir de 1934 (Ramírez, 2010) ha permitido que un número significativo de ellas se incorpore a espacios que les estaban vetados a inicios del siglo pasado como el Congreso, los ministerios, las universidades y las empresas por ser considerados de talante masculino; hay mujeres para las que participar de esos espacios es imposible o si lo logran solo lo hacen para incorporarse en las escalas más bajas de la pirámide laboral.



Según el Foro Económico Mundial, cerrar la brecha económica entre hombres y mujeres adultos en el mundo del trabajo tardará cien años, mientras que para niños y niñas será de 217 años (Correal, 2018). Hablar de avances en la equidad de género y el trabajo, supone preguntarse al menos por cuatro cosas:


Primero, ¿por qué ciertas mujeres pueden acceder a trabajos mejor remunerados, y quiénes siguen siendo dejadas atrás? Además de las mujeres de sectores pobres, para muchas afrodescendientes e indígenas el trabajo digno y la realización de proyectos profesionales se mantiene como una utopía. Muchas de ellas deben asumir roles predefinidos como los relacionados con el servicio doméstico y los servicios generales en algunos casos en condiciones poco dignas de trabajo. Esta desigualdad es producto de la intersección entre patriarcado, capitalismo y colonialismo, por lo cual transformar el mundo laboral de las mujeres para que puedan vivir las vidas a las que aspiran requiere cambios en todas estas esferas.


Segundo, ¿cuáles lugares ocupan las mujeres profesionales en sus trabajos y cuál es el reconocimiento social de esas posiciones? En las reflexiones feministas se habla de la existencia de techos de cristal. Topes en las pirámides laboral, social y política que restringen el trasegar de las mujeres. Son pocas las féminas que en el mundo han sido presidentas (ninguna en el caso colombiano), rectoras de universidades, premios nobel o directoras de empresas. Esto implica observar como la división dominante del género en el que lo masculino se considera más importante, se replica en el trabajo asignando mayor prestigio a las actividades masculinas y cargos de dirección a los hombres. Así, entonces, son más los hombres médicos y más las mujeres enfermeras, menos las mujeres en áreas como las matemáticas y las ingenierías, y más las mujeres en trabajo social o antropología. En la escala de valores dominante, en esta ecuación un ingeniero es más inteligente que una trabajadora social, y un matemático a una matemática.


Un tercer aspecto que debe ser tenido en cuenta y discutido para cerrar las brechas de género en el trabajo, es el tipo de violencias a las que las mujeres están sujetas para poder permanecer en sus trabajos. Como lo ha demostrado el escándalo del Me Too, las mujeres deben enfrentarse en el mundo laboral con los estereotipos de género que las reduce a objetos sexuales, y a la violencia sexual, piedra angular del patriarcado.


Por último, es necesario interrogarse por los impactos de la socialización diferencial al que se enfrentan hombres y mujeres desde la infancia. Dado que la educación es un proceso con fuerte impacto a lo largo del tiempo, las socializaciones primarias de las que somos objeto los seres humanos nos pueden marcar para toda la vida, al menos que nos topemos con un proceso de conciencia sobre las diferencias y desigualdades de género (Granja, 2018). En el mundo de la academia incorporar esta reflexión es importante para comprender por ejemplo por qué algunas mujeres no "logran" cumplir con ciertas metas asignadas para ascender en los tiempos estándar, por qué hay deserción de varias de ellas del mundo académico, por qué dedican más tiempo a sus estudiantes que a publicar, por qué a ellas les genera más ansiedad cumplir con las metas establecidas y por qué ellas trabajan más horas que los hombres (tanto en el mundo laboral como en el trabajo del hogar).


Hablar de equidad laboral debe ir más allá de la discusión sobre porcentajes de participación, algo que igual sigue siendo necesario pues hay campos en los que las mujeres están sub-representadas, y otros en lo que se enfrentan a obstáculos invisibles para ascender y ocupar cargos de decisión. Y debe incluir la dimensión más cualitativa, cotidiana y cultural de lo que significa ser mujer trabajadora. Además de reconocerse el gran aporte de las mujeres en lo laboral desde sus características propias y desde las lógicas de cuidado que ponen en marcha (algo que no necesariamente hacen todas las mujeres, pero si un número significativo de ellas), se deben crear condiciones afines a sus necesidades para que su camino por el mundo laboral sea más ameno y menos estresante, permitiendo que todo su potencial florezca. De esto se beneficiarán no solo ellas sino todo el conjunto de la sociedad.




Fuentes:

Correal, Luz. 2018. Mujeres, trabajo y 8 de marzo. Documento de trabajo.

Granja, Simón. 2018. Cómo educar niños que no maltraten a las mujeres. Disponible aquí:​

Ramírez, Imelda. 2010. La mujer en la historia de la educación superior en Colombia. Disponible aquí​:​

Otras Noticias