Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Ley BIC: Redefine la noción de éxito de las empresas en la economía

11/09/2018

 



El gobierno sancionó, el pasado junio, la ley que busca crear un nuevo modelo de sociedad empresarial en el país: las Sociedades de Beneficio e Interés Colectivo (BIC), empresas que más allá del interés económico o de lucro buscan, por medio de sus operaciones, generar una transformación social y ambiental en las comunidades sobre las cuales inciden.

 

El nuevo modelo va más allá de la idea de responsabilidad social corporativa, redefine el sentido del éxito empresarial al proponer que los negocios son incompatibles con la generación de bienestar, y al plantear que una empresa que no vele por mejorar las vidas o las capacidades de las personas a las que atiende está desviándose de su deber más importante: su función social.

 

Colombia se convierte así en el primer país en Latinoamérica y el tercero en el mundo en sancionar una legislación que facilita la creación de este tipo de sociedades en su territorio. La Ley 1901, que fue promovida por el entonces senador Iván Duque, impone sobre las empresas una serie de condiciones mínimas que garantizan coherencia entre su función social y económica, y principalmente genera compromisos vinculantes para que los estatutos de la empresa se mantengan en el tiempo. Algunas de las condiciones son:

 

  • Establecer una remuneración salarial razonable entre empleados y directivos y establecer estándares de equidad adecuados para evitar el aumento desproporcionado de la brecha económica.

 

  • Crear juntas directivas equilibradas y diversificadas en donde se incluye a poblaciones de distintas culturas y en especial las afectadas por el ejercicio de las labores de la empresa como minorías étnicas, poblaciones de diferente orientación sexual o religiosa.

 

  • Crear opciones de trabajo, priorizando a las poblaciones vulneradas o estructuralmente desempleadas como jóvenes sin hogar y reinsertados.

​​

  • Crear opciones para aumentar la vinculación de los trabajadores a la empresa y planes que propendan por el bienestar del trabajador y aumentar su impacto en la sociedad implementado programas de voluntariado o planes de salud física, mental o de nutrición, entre otros.

 

Aunque el tiempo dirá qué tan exitoso es este nuevo modelo en el contexto colombiano, la expedición de la ley incentiva la creación de empresas que busquen el ´triple impacto´ (económico, social y ambiental); y más importante aún, ayuda a cuestionar concepciones acerca de que no son compatibles los fines de las empresas con los del desarrollo, que las empresas son ajenas a este proceso o juicios del magnate soberbio que dirige "La empresa del mal" para beneficiarse a costa de otros.

 

Concepciones como las mencionadas en el párrafo anterior generan división entre el sector público y privado y desconocen el impacto que muchas empresas desde distintas dimensiones tienen sobre las comunidades en las que se encuentran, usando el mercado como mecanismo para generar valor compartido; o que tienden a dejar la tarea de incentivar al desarrollo al sector público o al gobierno o a responsabilizar a otros de los problemas que nos rodean todos los días y sobre los cuales nosotros mismos podemos incidir.

 

...como mencionaba Enrique Martín López, "nos invita a nosotros los ciudadanos a revisar nuestra responsabilidad en la construcción de la sociedad civil."

 

Fuentes:

 

https://sistemab.org/ley-bic-en-colombia-supersociedades-anuncio-el-inicio-de-un-nuevo-modelo-para-la-creacion-de-empresas/

 

http://www.portafolio.co/opinion/otros-columnistas-1/la-ley-bic-y-la-armonizacion-de-ganancias-y-aporte-social-analisis-518557

 

Enrique Martin Lopez: La responsabilidad de los ciudadanos en la construcción de la sociedad civil. ​

Otras Noticias