Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

8 de marzo: mujeres, patriarcado y fútbol

12/03/2019



Con estas palabras un grupo de estudiantes y algunas profesoras cantaban y marchaban con alegría por la Universidad, en un esfuerzo novedoso en Uniandes, para conmemorar el día internacional de la mujer. En Bogotá y en otras ciudades también hubo marchas de conmemoración. En la capital hubo marcha de antorchas desde el Centro de Memoria Histórica hasta la Plaza de Bolívar en Bogotá. Las marchas denunciaban todo tipo de discriminaciones y vulneración de derechos, entre ellos el de la vida, debido a la continuidad de los feminicidios en el país. 


Esta conmemoración del 8M fue particularmente importante en Colombia, dado que cada vez son más evidentes las dimensiones de género en todos los ámbitos de la realidad nacional: los acuerdos de paz, el transporte público, la violencia contra las niñas y las mujeres, la educación sexista, la justicia en el trabajo, entre muchísimos otros temas relevantes de género. Pero uno que salió a relucir como diamante fino de injusticia de género, es el de las mujeres en el fútbol colombiano.


Aparte de jugar pelota en el patio de mi casa hasta el cansancio y hasta los diez años, no he hecho ninguna otra cosa por el fútbol. Pero en los últimos veinte años he tratado de contribuir en la lucha por la justicia de género, como varón blanco, heterosexual, de delgada contextura y con un tanto de autoformación feminista. Así, que me pregunto ¿hasta dónde lo que cantaban las estudiantes el pasado viernes se podrá lograr en el fútbol? ¿Caerá el patriarcado? ¿Qué significaría avanzar hacia esa caída en el fútbol?





Los hechos son muy conocidos: acoso sexual a las niñas (menores de 18 años) jugadoras de la selección Colombia sub-17 (hechos delictivos); vetos a jugadoras, convocatorias paralelas, preferencias, manejos amañados, falta de entrenamientos y fogueos internacionales, falta de viáticos y apoyo económico, pago incompleto, uniformes usados, etc., y la desaparición de la Selección Colombiana Femenina de Mayores como retaliación ante estas denuncias. Todos estos últimos hechos son no delictivos, pero al menos problemáticos.


Los dirigentes de las distintas entidades del fútbol en Colombia, asociaciones de tipo privado, ante estas denuncias salieron a hablar, en el único idioma que conocen y que les importa: "el fútbol femenino no es rentable… no tienen patrocinio…" y convirtiendo un desastre en oportunidad –eslogan del buen emprendedor- "Vicepresidenta… raspemos la olla del presupuesto público a ver qué podemos hacer por la niñas". Los hechos delictivos serán "investigados" por el "bunker del cianuro", pero el resto de los hechos, abiertamente discriminantes, son para ellos una controversia menor, un impase que ya pasará.


Antes de responder si caerá el patriarcado, se debe entonces precisar cuál es este, de qué estamos hablando, qué es lo que las estudiantes quieren tumbar. El patriarcado consiste literalmente en la "autoridad ejercida por un varón jefe de cada familia", es decir, el poder ejercido por los hombres en el fútbol. ¿Y cuál es este poder? Y aquí es donde la respuesta no es sencilla porque ese poder está diseminado en todo tipo de jerarquías y la forma como estas interactúa con los valores, las normas y las instituciones. Tomemos entonces solamente estás últimas para no extendernos.





El fútbol es un dominio tradicionalmente masculino: social, económico, simbólico y político. El fútbol es masculino y masculinizante. Es decir, fue creado bajo las prácticas, las normas, las miradas y la experiencia de los hombres y quien entra en él, lo aprende, lo adopta, lo adapta, lo resiste, bajo esos o similares parámetros. En él se disputan las distintas masculinidades, las expresiones corporales del género, en las jugadas, en los movimientos y en todos los demás símbolos que generacionalmente portan los ídolos del fútbol.


La estructura de poder del fútbol se encuentra en las organizaciones que este representa, organizaciones que movilizan todos estos recursos financieros, sociales, culturales, simbólicos, comunicacionales y políticos. Y las instituciones son las formas en que interactúan los grupos sociales dentro de cada organización y entre estas y otras organizaciones en la sociedad. Así, la Federación Colombiana de Fútbol (FCF), la División Aficionada del Fútbol Colombiano (Difutbol), la División Mayor del Fútbol Colombiano (Dimayor), como asociaciones privadas, son dominadas por hombres, que encarnan ese poder masculino y masculinizante.


Las mujeres han sido incorporadas a este mundo en forma subalterna y mientras le sea funcional a las lógicas de este poder. Por eso el presidente de la FCF no vaciló en acabar con la selección femenina; hoy 11 de marzo, Coldeportes -entidad pública- salió a "salvar" la selección femenina y enmendar el desprecio de la dirigencia del fútbol hacia las jugadoras. Así, se hará lo previsto: lo femenino seguirá en una lógica de asimilación y subordinación en el mundo del futbol, los hombres tendrán que moderar sus prácticas de abuso y la fiesta continuará.  


Entonces ¿cómo tumbar el patriarcado? Si somos feministas ¿cómo jugaremos ese partido? ¿Le jugaremos a la lógica de la asimilación? ¿Qué logran las jugadoras en su primera década y cómo jugaran los partidos para las próximas décadas?

Vengan todas a la maestría en género y aborden estas y otras preguntas. ​



Otras Noticias

Sistemas de energía inteligentes para facilitar la transición social de Progresa Fenicia

OCT 08

El Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de la Facultad de Ingeniería de Universidad de los Andes está desarrollando el marco conceptual de una microred de energía eléctrica en un contexto de la renovación urbanística del Triángulo de Progresa Fenicia.

Lo de “más democracia” es en serio: retos de la ampliación democrática en las políticas públicas

OCT 08

Hablar de amplitud democrática se volvió parte rutinaria en el discurso político en el país. Ven como ganancia garantizar en campaña espacios de participación, consulta y control ciudadano.

El turismo, potencial y riesgos

SEP 03

El Día Mundial del Turismo, que se celebra el 27 de septiembre, es ocasión para pensar sobre las implicaciones de esta actividad, una de las que más rápidamente se ha extendido por el mundo y a cuya expansión Colombia no ha sido ajena.

¿Fracaso de la paz? ¿Retorno de la guerra? Algunas claves para aproximarse a la realidad de la guerra y la paz en Colombia

AGO 30

El jueves 29 de agosto del presente año, Colombia despertó con la noticia de la reorganización armada de las FARC-EP, una segunda Marquetalia en palabras de Iván Márquez. En Twitter y WhatsApp, además de otros medios de comunicación, circularon desde primeras horas distintas impresiones y respuestas a dicha noticia. Breve y sencilla, la que más me impactó fue la del periodista Enrique Santos en Twitter: “Jamás me alcancé a imaginar que tendría que presenciar el surgimiento de las FARC dos veces en mi vida”.