Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Primer año de gobierno: empleo, fracking e intereses corporativos

05/08/2019


En el pasado mes de mayo, con ocasión del día internacional del trabajo, escribí una columna en este mismo portal sobre el sesgo antilaboral del Plan Nacional de Desarrollo (PND) del gobierno Duque, analizando aspectos más estructurales de la economía y del Plan. Ahora, con ocasión del primer año de gobierno, vale la pena reflexionar de manera más coyuntural de cómo se va confirmando este sesgo antilaboral, con una mirada al comportamiento del mercado laboral.


Dos hechos recientes y contradictorios van confirmando la tesis anterior: 1) el mercado laboral se deteriora en el último año y 2) una de las principales inversiones del Estado se realizará fuera del país. La desaceleración de la economía estaba marcada, entre otros factores, por la caída de los precios del petróleo, ante lo cual la estrategia colombiana fue extraer y vender más petróleo, aprovechando la caída de la producción venezolana. Pero ahora, esta estrategia se ha "salido de madre" en el contexto de la globalización: Ecopetrol en la lógica de "hacer las inversiones donde sean más rentables", deja en un segundo plano su papel estratégico en el desarrollo nacional[1].


Según El Colombiano, Ecopetrol anunció una alianza estratégica con Occidental Petroleum Corp., para ejecutar un Plan Conjunto de Yacimientos No Convencionales (llámese fracking) en el estado de Texas, Estados Unidos. La compañia invertirá 1.500 millones de dólares en, lo que calificó como, "una transacción competitiva en términos económicos frente a operaciones comparables realizadas en el mercado en los últimos años" [2]. La pregunta de política pública es ¿qué intereses u objetivos predominan en esta decisión de estratégica corporativa? Vale señalar que es de política pública porque Ecopetrol es la empresa más grande del país y el mayor patrimonio empresarial de la nación.




Los cálculos de la empresa se sintetizan en este párrafo que la revista Dinero reproduce y valida acríticamente:

“De acuerdo con las cuentas de la estatal petrolera, esto significaría prácticamente duplicar las reservas y la producción de crudo de Colombia. Eso valorizaría al “De acuerdo con las cuentas de la estatal petrolera, esto significaría prácticamente duplicar las reservas y la producción de crudo de Colombia. Eso valorizaría al principal activo de todos los colombianos, Ecopetrol, e impactaría favorablemente las finanzas públicas y las cuentas externas del país" [3].


Suponiendo que esta decisión fuera la más rentable para la empresa, entonces la pregunta es si es la más rentable para el país. Es aquí donde viene el giro de la duda: lo que puede ser más rentable para la empresa no necesariamente es lo más rentable para el país (lo mismo sucede con las inversiones de los fondos pensionales [4]). Con seguridad, como gran corporación, Ecopetrol puede encontrar muchas inversiones rentables en su propio negocio o en otros (por ejemplo, energías alternativas y renovables) que, si bien podrían ser menos rentables corporativamente, con seguridad traen efectos económicos y sociales favorables para el país que la inversión en Texas no va a generar de ninguna manera. Una de ellas, o la principal, es el empleo (otras vinculadas al empleo, es el desarrollo económico local y la inclusión laboral de género, raza y otras poblaciones vulnerables en territorios no centrales ).[5]


Dejando de lado que Ecopetrol quiere “aprender” a hacer fracking, y lo que ello supone en el futuro para el agua y los ecosistemas, es inaudito que en un país donde las cifras de desempleo están creciendo nos demos el “lujo” de invertir 1500 millones de dólares en Texas. En los últimos nueve meses las cifras de desempleo están por encima del 10%, pero lo más grave es que la economía no está generando empleos (por el contrario, se ha reducido un tanto) y crece el desempleo oculto, es decir, las personas que ya no buscan empleo y pasan a lo que eufemísticamente se denomina la población económicamente inactiva. Generalmente, estas son mujeres que se cansan de buscar y regresan a actividades de cuidado no remuneradas o jóvenes que trabajan y estudian, pero ahora solo estudian. El efecto de esto en pocos meses, cuando se agotan las reservas familiares, es el crecimiento de la informalidad.


Con 2,35 millones de desempleados, casi medio millón de nuevos desempleos ocultos en el último año y una informalidad de casi la mitad del mercado laboral que no cede no se ven signos para revertir esto, sino todo lo contrario, como lo muestra la estrategia de Ecopetrol. El desempleo y la informalidad que tienen una mayor incidencia en las mujeres y los jóvenes debe ser enfrentado con políticas de inversión que reviertan el sesgo antilaboral del desarrollo. La migración venezolana, que en su mayoría es de población joven, ha afectado en alguna medida las actividades informales que es en donde se ubican ante la necesidad inmediata de encontrar ingresos; su efecto en el desempleo y la inactividad es muy marginal. Así que, la característica principal del deterioro en los indicadores del mercado laboral se debe a factores endógenos propios del estilo de desarrollo nacional.


Lo que sí ha fortalecido la joven migración venezolana es el “bono demográfico” en que está la sociedad colombiana en estos años; el único momento de su historia en que contará con la mejor relación entre población en edad productiva frente a la población “dependiente” .[6]


Es una lástima que el PND y las políticas de inversión pública malgasten esta oportunidad. El proyecto de ley de presupuesto público que presentó el Gobierno para el 2020, tiene un faltante reconocido de 9 billones de pesos, que ya anunció que lo cubrirá con la privatización de empresas públicas. Muy seguramente Ecopetrol será una de ellas. Así, los mayores recursos de desarrollo que tiene el Estado colombiano seguirán las lógicas corporativas y no las lógicas del desarrollo nacional.



[1] Se entiende aquí el desarrollo en el sentido del Cider, mucho más allá del crecimiento económico.

[2]https://www.elcolombiano.com/negocios/empresas/ecopetrol-invierte-en-estados-unidos-HA11336441

[3] https://www.dinero.com/empresas/articulo/inversiones-de-ecopetrol-en-fracking/267644 

[4] Debe tenerse en cuenta que siendo las reservas pensionales el principal ahorro del país, sus decisiones de inversión quedan bajo los intereses de las grandes corporaciones privadas. Este es un elemento estratégico que poco se tiene en cuenta en el modelo pensional en Colombia.

[5] Estos son temas que hemos trabajado ya en distintas tesis de maestría en el Cider.

[6] El término de dependencia ha sido cuestionado ampliamente por la literatura académica, en especial los estudios del cuidado. Para una mejor ilustración sobre el bono demográfico ver Pineda, J. (2014), "Trabajo de cuidado de la vejez en una sociedad en envejecimiento", Revista La manzana de la discordia, Vol. 9, No. 1: 53-69.

Otras Noticias