• Inicio / Noticia / Tratado de Escazú: la esperanza de avanzar hacia la democracia ambiental en América Latina y el Caribe
  • Tratado de Escazú: la esperanza de avanzar hacia la democracia ambiental en América Latina y el Caribe

    • Foto oficial de delegados Tratado de Escazú
      Foto oficial de delegados Tratado de Escazú
María Cecilia Roa García profesora asistente del Cider de la Universidad de los Andes
María Cecilia Roa García
Profesora asistente del Cider de la Universidad de los Andes
mc.roag@uniandes.edu.co
30/09/2019

Después de nueve rondas de negociaciones entre 24 países de la región (incluyendo Colombia) se llegó a un acuerdo final el pasado 4 de marzo en Escazú, Costa Rica. El tratado regional sobre el acceso a la información, la participación pública y el acceso a la justicia en asuntos ambientales, es de naturaleza vinculante. Esto quiere decir que los países que lo ratifiquen, se comprometen a garantizar los tres derechos que cubre el tratado:

  1. El acceso a la información que incluye el derecho del público de acceder a la información ambiental, la obligación de las partes de mantener sistemas de información ambiental actualizados y que estén disponibles de forma progresiva.
  2. La participación pública en los procesos de toma de decisiones ambientales que incluye entre otras cosas garantizar los mecanismos de participación relacionados con proyectos o actividades que tengan o puedan tener impactos negativos sobre el medio ambiente, promover la participación en procesos de toma de decisiones que afectan el medio ambiente como el ordenamiento territorial y la elaboración de políticas públicas con potencial impacto sobre el ambiente.

  3. El acceso a la justicia ambiental que se refiere al acceso a instancias judiciales y administrativas para impugnar y recurrir decisiones u omisiones que afecten o puedan afectar el ambiente.

​El tratado fue catalogado por John Knox, el experto independiente sobre derechos humanos y medio ambiente de las Naciones Unidas, como uno de los más importantes acuerdos ambientales y sobre derechos humanos de los últimos 20 años. Este comentario hace referencia especialmente al énfasis del acuerdo en la protección de los defensores de derechos humanos ambientales, que constituyen uno de los grupos sociales más afectados por la violencia en la región. El tratado de Escazú también constituye el segundo acuerdo de esta naturaleza a nivel global, después de la convención de Aarhus, firmada hace 20 años y ratificada por 47 países principalmente europeos. Ambos acuerdos están basados en el Principio 10 de la Conferencia de Río de 1992 que plantea que la mejor manera de tomar decisiones sobre asuntos ambientales es a través de la participación de las partes afectadas.

En Colombia, a pesar de su relativamente avanzado marco normativo para la democracia ambiental (en comparación con muchos países de la región) la degradación ambiental mantiene una tendencia creciente y el asesinato sistemático de defensores del ambiente y los territorios pone a Colombia en un segundo lugar entre los países más peligrosos para los defensores del ambiente, con 172 asesinatos en 2017 y 29 en lo corrido del 2018. Por esto el tratado de Escazú necesita mucho más que su ratificación para que sea un instrumento efectivo de justicia y sostenibilidad ambiental.

Es muy claro que las generaciones futuras no tendrán las mismas condiciones ambientales que tuvieron nuestros abuelos y que no verán muchas de las especies de animales que hoy desaparecen día a día por cuenta de las decisiones ambientales que el estado toma a nombre nuestro. Con ese telón de fondo, el tratado de Escazú constituye una esperanza, y la región de América Latina y el Caribe debe recibirlo como una base necesaria, pero no suficiente en la construcción de una verdadera democracia ambiental. ​

 

Noticias Recientes

  • Hacia una economía política de la reforma tributaria actual: val

    En cualquier economía capitalista, el Estado debe gestionar el proceso de reproducción social,...

  • Más que reformas, lo que las fuerzas armadas requieren con mayor

    La necesidad de implementar reformas a la fuerza pública en Colombia suele cobrar relevancia ante...

  • Necesitamos volver a creer: confianza institucional como apremia

    Si algo dejó muy en claro las recientes elecciones es que las y los colombianos están ávidos de...

  • 28J: Más allá de un saludo a la bandera

    El 28 de junio se celebra el día internacional del orgullo LGBTQ+ en un gran número de países...

  • Hambre y desnutrición en los programas de las campañas presidenc

    La crisis de seguridad...

  • Trabajo, género y sindicatos
    ...
  • Racismo estructural y racismo actual: a propósito del mes de la
    ...
  • Los grandes retos de las políticas de ciencia, tecnología e inno

    Por varias...

  • Sobre el Plan de Desarrollo del Cider (PDC) 2021-2025

    Desde el pasado año del 2021 se están comenzando a implementar los primeros pasos de los que...

  • Ni deporte, ni pecado: diálogos sobre la Sentencia de la Corte e

    Es excesivo exigir el sacrificio de la vida ya formada...

  • MAAD: el proyecto que promueve la cero tolerancia frente a las v

    En los últimos años la Comunidad Uniandina ha hecho un esfuerzo considerable en concientizar a...

  • ¿Dónde están nuestras desaparecidas? Un comentario sobre la desaparición de mujeres, niñas y adolescentes mujeres en Perú en los últimos años
    ¿Dónde están nuestras desaparecidas? Un comentario sobre la desa

    La desaparición forzada es un crimen de lesa humanidad que no ocurre solamente en periodos de...