Diana Ojeda, profesora asociada del Cider | Uniandes
Diana Carolina Ojeda Ojeda
profesora asociada en sostenibilidad, ambiente y desarrollo
dc.ojeda@uniandes.edu.co
08/04/2020

Diana Ojeda (Cider, Uniandes)

Lina Pinto García (STS, York University)

 

En Colombia, la experiencia de confinamiento asociada a la pandemia del Covid-19 se superpone con el orden impuesto por actores armados en distintos espacios rurales del país durante la guerra e incluso luego de la firma de los acuerdos de paz en noviembre del 2016. En lugares como Chimborazo (Magdalena), Buenos Aires (Cauca) y Bojayá (Chocó), la experiencia de confinamiento ha implicado dificultades para acceder a agua, comida, medicamentos y atención médica, entre otros recursos básicos para la subsistencia. Como se ha reportado en los últimos días, algunas poblaciones están enfrentándose a un doble confinamiento debido a la pandemia y a la presencia de actores armados.

En este texto, queremos señalar la continuidad y fluidez de prácticas y discursos de militarización en Colombia, analizando cómo esta tecnología de gobierno es desplegada por el estado —así como por actores armados ilegales—-, ahora en nombre de la salud colectiva. Narrativas de guerra han circulado ampliamente como una forma de referirse a la crisis actual. Más allá de los riesgos que esto genera, resulta crítico evidenciar las conexiones entre la metáfora bélica y la experiencia vivida por aquellas personas cuyos cuerpos, itinerarios cotidianos y espacios están siendo controlados a través del uso de la violencia estatal (o aquella ejercida con su connivencia), mientras los asesinatos de líderes y lideresas sociales y ex-combatientes siguen figurando diariamente en las noticias.

Mujeres en la calle durante la pandemia - Cider | Uniandes

Como parte de las medidas para prevenir la propagación de la pandemia, 9 municipios de Cundinamarca fueron militarizados. Sin escatimar en eufemismos, el gobernador, Nicolás García, argumentó que no se trata de militarización, sino de “acompañamiento por el ejército”. Esta medida también ha sido adoptada en otras ciudades y municipios del país. Si bien este no es el caso de Bogotá, allí se han reportado detenciones arbitrarias y uso desmedido de la fuerza por parte de la policía. Personas viviendo en la calle o en condiciones inadecuadas, así como quienes dependen en el día a día de trabajos informales, no solo ven en riesgo su supervivencia, sino que están sufriendo acoso y criminalización por parte de la policía. Más allá de esto, el 21 de marzo pasado, como respuesta a protestas de personas privadas de la libertad en distintos centros penitenciarios del país, 23 de ellas fueron asesinadas y 83 más resultaron heridas. La masacre ha sido legitimada bajo el argumento de que se trataba de un motín, e incluso de un intento de fuga. Así mismo, las cifras de violencia basada en género se han disparado durante el confinamiento, incluyendo casos de feminicidio.   

Esta serie de situaciones muestra cómo dinámicas violentas heredadas de la guerra, su continuidad luego de la firma de los acuerdos de paz, y formaciones estatales en el contexto de la pandemia se superponen unas con otras. Como en el caso de las protestas y el paro de finales del año pasado, ya se han hecho evidentes las graves consecuencias de la militarización de la vida como primera línea de respuesta frente a cualquier crisis en el país.

La militarización de la vida como primera línea de respuesta- Cider | Uniandes

Noticias Recientes

  • Cero vehículos de baja seguridad y cero usuarios desprotegidos: ¿cómo vamos?

    Los esfuerzos por prevenir lesiones y muertes en las vías con base en evidencia, abogacía...

  • Entre la Burka Talibana y el velo de la ignorancia sobre Afganistan- Cider | Uniandes
    Entre la Burka Talibana y el velo de la ignorancia sobre Afganistán

    Me asiste el mayor respeto frente a la multiplicidad de creencias y concepciones que pretendan...

  • Memorias activistas para el no-olvido y la transformación: el proceso de recuperación de la historia fundacional de ‘No es Normal’

    Hace poco más de un año me propusieron sistematizar la historia fundacional de la colectiva en la...

  • Trayectoria, logros y retos de la Maestría en Género- Cider | Uniandes
    Trayectoria, logros y retos de la Maestría en Género

    La Universidad de los Andes ha tenido una importante trayectoria en los estudios de género y...

  • Hacia vehículos más seguros en Colombia desde la sociedad civil

    Despacio.org, Dejusticia, el Instituto de Salud Pública de la Universidad Javeriana, y el Cider...

  • La gobernanza ambiental ciudadana, un análisis sobre el uso de Twitter como mecanismo de fortalecimiento del activismo de movimientos sociales: el cas

    En 2010 se creó en Colombia el Comité por la defensa del agua y del páramo de Santurbán, una...

  • Tres encuentros con Laura Weinstein (o un pequeño homenaje)

    Para cuándo la vacuna contra toda forma de discriminación y odio...

  • El Cider contribuye a la reflexión y la búsqueda de alternativas que permitan superar problemas estructurales del país

    Como parte de la flexibilidad académica que dispuso la universidad para facilitar la...

  • Comunicado frente al Paro Nacional- Cider | Uniandes
    Comunicado frente al Paro Nacional

    Bogotá D. C. 5 de mayo de 2021

     

    ...

  • Las consecuencias del COVID-19 en la gobernanza de las industrias extractivas en Colombia

    La investigación sobre las consecuencias de la pandemia del COVID-19 en la gobernanza de las...

  • ¿Qué personas deberían pagar renta en Colombia?

    Hace mucho no teníamos una reforma tan impopular como la que presentó el ministro al Congreso el...

  • Género, desarrollo, proyectos y cooperación internacional ¿Cuáles son los puntos de encuentro?

    Un viejo refrán señala: “por donde va la plata, van los proyectos” pero, ¿cómo se determinan las...